Suavizado de la piel

SUAVIZADO DE LA PIEL

La Dermoabrasión (Suavizado de la Piel) es un procedimiento quirúrgico que se usa para eliminar las capas externas de la piel. Sirve para mejorar algunos efectos del envejecimiento, tales como las arrugas cutáneas finas. También es útil para disimular cicatrices, para tratar las secuelas de acné y engrosamientos cutáneos localizados (hiperqueratosis).

¿QUÉ ZONAS MEJORAN CON LA DERMOABRASIÓN?

La dermoabrasión se lleva a cabo principalmente para mejorar las arrugas finas de la frente, alrededor de los párpados y mejillas, y en especial, alrededor de la boca. Pero además, confiere un aspecto más vital y turgente a la piel, otorgando así un aspecto más juvenil.

¿ES EFECTIVA EN LAS CICATRICES?

Otra condición en la que puede ser eficaz la dermoabrasión es la difuminación de cicatrices. Se utiliza para tratar cicatrices traumáticas, quirúrgicas o secuelas de acné, reduciendo su visibilidad. Si bien este procedimiento no consigue eliminar una cicatriz, es una alternativa para intentar reducir su visibilidad. Las cicatrices son más evidentes cuando ofrecen a la vista líneas claramente definidas, que llamen más la atención de la mirada, o bien desniveles que ocasionen sombras con la iluminación oblicua. La dermoabrasión permite “difuminar” los bordes cicatriciales de tal manera que la imagen de la cicatriz sea menos contrastada a la vista.

¿CÓMO SE REALIZA LA DERMOABRASIÓN?

La dermoabrasión consiste en la eliminación progresiva de las capas superficiales de la piel mediante la aplicación, bien manual o por medio de un motor o turbina quirúrgica, de un instrumento abrasivo. 

¿ES DOLOROSA?

El procedimiento en sí no es doloroso ya que usted estará sometido/a a anestesia local con sedación o dormido/a mientras se efectúa.

LA CIRUGÍA ESTÉTICA PARA NIÑOS|PULSA AQUÍ

¿SE USA ANESTESIA?

Hay pacientes que toleran muy bien la dermoabrasión sólo con una sedación y anestesia local. Hay otros/as, por el contrario, que prefieren “no enterarse de nada” y solicitan una anestesia general. 

¿QUÉ HAY QUE HACER DURANTE EL POSTOPERATORIO?

Tras la dermoabrasión se le colocarán apósitos sobre la zona intervenida, que se adherirán a medida que la herida operatoria vaya secando. Debe tener la precaución de mantener estos apósitos secos. Bajo ellos se formará una costra adherente. Según transcurran los días, los bordes se irán levantando y puede usted ir recortando los bordes que se levanten espontáneamente hasta que los apósitos hayan caído. El tiempo promedio que tardan en desprenderse es de una a dos semanas. No deberá arrancarlos. Si la dermoabrasión se ha realizado en la cara, debe saber que necesitará llevar apósitos visibles hasta que se desprendan.

Una vez que se hayan caído los apósitos, deberá mantener la piel protegida constantemente con crema hidratante y con el protector solar que se le indique. Independientemente, debe continuar evitando exponerse al sol, como mínimo durante un par de meses. La exposición a los rayos ultravioleta podría dar lugar a fenómenos prolongados de alteración de la pigmentación, con aparición de manchas que podrían ser de muy lenta resolución.

¿CÓMO SE QUEDA LA PIEL DESPUÉS DE LA DERMOABRASIÓN?

Una vez que se hayan desprendido los apósitos, la piel suele tener abundantes costras, que se irán eliminando paulatinamente. El color de la piel será rosa o enrojecido. Gradualmente el tono se irá haciendo más claro. Una vez que la nueva piel se haya regenerado completamente, después de varias semanas, suele tener un tono ligeramente más claro que el que tenía antes de la dermoabrasión. Pueden aparecer minúsculos quistes sebáceos que se pueden eliminar con un paño y jabón. Si alguno no desapareciera, se le puede quitar en la consulta.

Después de una dermoabrasión, el/la paciente notará una piel más tersa y lisa, con una disminución de las arrugas finas en las áreas tratadas. Se podrá apreciar una mejoría de la calidad cutánea, confiriendo un aspecto más fresco y juvenil.

¿SE PUEDE REPETIR LA DERMOABRASIÓN?

En algunos tipos de defectos es imposible conseguir una corrección máxima en una sola sesión. En estos casos, es factible repetir la dermoabrasión. Hay que dejar pasar un tiempo prudencial (al menos seis meses y preferiblemente un año) antes de someterse a una nueva dermoabrasión. 

¿HAY COMPLICACIONES?

  • Cicatrización hipertrófica: En las dermoabrasiones más profundas, se podrían llegar a ocasionar cicatrices. En pacientes con tendencia a ello, podrían ser hipertróficas (gruesas y abultadas). En caso de ocurrir, precisaría de un tratamiento médico local para reducir y aplanar las secuelas cicatriciales. Aunque esta eventualidad es excepcional, en raros casos las cicatrices ocasionadas podrían ser permanentes.
  • Alteraciones de la pigmentación: En algunos/as pacientes la intervención puede dar lugar a alteraciones de la pigmentación. Esto ocurre con más frecuencia en pacientes con piel de tono oscuro, o en las personas que se exponen con frecuencia al sol. En caso de suceder, deben ser tratadas con productos que regularizan la pigmentación cutánea. Estas alteraciones también pueden ser permanentes en algún caso aislado.
  • Efecto insuficiente: Las personas de piel muy grasa y gruesa son menos susceptibles a la dermoabrasión que las de piel seca. En este tipo de pieles, el resultado puede ser menos evidente.
  • Infección: La dermoabrasión produce una herida tangencial a las capas superficiales de la piel. Aunque la piel se prepare en el quirófano, estas capas superficiales contienen folículos pilosos, glándulas sebáceas y sudoríparas que siempre almacenan gérmenes. Estas bacterias que habitan la piel se pueden liberar durante el acto quirúrgico. Se le recomendarán los medicamentos precisos para reducir el riesgo, pero cabe una remota posibilidad de que se produzca una infección. De suceder, deberá ser tratada tanto localmente como por vía general, con la medicación adecuada, ya que la infección puede profundizar excesivamente la lesión cutánea producida por la dermoabrasión y favorecer la aparición de cicatrices.

¿HAY DERMOABRASIÓN POR LÁSER?

La aparición de láseres de CO2 ultrapulsados o de Erbio han hecho posible vaporizar capas de piel con un control preciso de la profundidad y sin que el calentamiento de los tejidos adyacentes sea muy significativo. La combinación de estos aparatos con ordenadores que generan patrones de barrido ha permitido tratar superficies importantes con este sistema. Hoy por hoy, se trata aún de una técnica relativamente reciente, llamada “resurfacing”, y que está aún por tanto en fase de experimentación clínica.

Estos láseres emiten múltiples pulsos de duración muy corta, dando tiempo así al enfriamiento del tejido circundante y evitando su daño por calor trasmitido. Permiten hacer un tratamiento rápido, que se debe realizar en quirófano, bajo sedación o anestesia general. Tienen unos tiempos de recuperación que oscilan entre los ocho a diez días para las zonas que han sido sometidas a una abrasión superficial, hasta 15 a 20 días cuando se someten abrasiones profundas. La eliminación de las arrugas finas con este procedimiento es eficaz y produce además una retracción de las fibras colágenas por calor, lo que ocasiona un moderado tensado de la piel, aunque nunca es sustituto de un lifting. El/La paciente se puede ir a casa generalmente a las pocas horas y deberá seguir en casa un tratamiento muy similar al de una dermoabrasión mecánica o química. Sin embargo, el uso de este sistema tiene sus desventajas:

  • Coste considerable (El aparato es sumamente costoso, y su utilización comporta un gasto muy elevado, que repercute importantemente en el coste final del procedimiento).
  • Mayor riesgo de cicatrización hipertrófica o queloidea.
  • Riesgo de incendio (la luz láser puede inflamar gases anestésicos, paños quirúrgicos, tubos, etc.)
  • Las zonas tratadas con frecuencia presentan una rojez marcada, que habitualmente suele desaparecer en cuatro a seis semanas, pero que en ocasiones puede llegar a durar un año, o incluso más tiempo.
  • Postoperatorio con considerable hinchazón e incomodidad. El carácter de quemadura de la acción del láser ocasiona un postoperatorio más molesto.